Páginas

13 de enero de 2019

U.D.4: EL ENCUENTRO CON JESÚS 5

Disfrutar con la contemplación de una obra de arte.
Reconocer diferentes relatos bíblicos en obras de arte.
Profundizar en el sentido de Jesús como maestro de sus discípulos.





TRABAJO CON LAS EMOCIONES
Competencia social. Habilidades para la vida y el bienestar

Jesús era judío y los judíos no podían tener trato con los samaritanos.
De hecho, pensaban que los samaritanos eran personas impuras. Esta obra de arte refleja que las diferencias étnicas o sociales no son obstáculos para Jesús.
En ocasiones, las personas nos encontramos personas de diferentes culturas y etnias y este hecho provoca que el encuentro con ellas no sea tan enriquecedor como lo hubiera sido con personas de la misma etnia.



 «Jesús y la samaritana en el pozo», de Il Guercino: la escena de este bellísimo lienzo narra el pasaje del Evangelio de San Juan en el que, a las puertas de la ciudad de Samaria, Jesús se sienta en un pozo y entabla conversación con una mujer samaritana.


Reflexionar a partir de la lectura de varios textos bíblicos.
Desarrollar la competencia de sentido de iniciativa y espíritu emprendedor al poner en práctica acciones de agradecimiento hacia los demás. 










Mc 7, 24 - 30
24.Jesús decidió irse hacia las tierras de Tiro. Entró en una casa, y su intención era que nadie lo supiera, pero no logró pasar inadvertido.
25.Una mujer, cuya hija estaba en poder de un espíritu malo, se enteró de su venida y fue en seguida a arrodillarse a sus pies.
26.Esta mujer era de habla griego y de raza sirofenicia, y pidió a Jesús que echara al demonio de su hija.
27.Jesús le dijo: «Espera que se sacien los hijos primero, pues no está bien tomar el pan de los hijos para echárselo a los perritos.»
28.Pero ella le respondió: «Señor, los perritos bajo la mesa comen las migajas que dejan caer los hijos.»
29.Entonces Jesús le dijo: «Puedes irte; por lo que has dicho el demonio ya ha salido de tu hija.»
30.Cuando la mujer llegó a su casa, encontró a la niña acostada en la cama; el demonio se había ido.
Lc 7, 1-10
1.Cuando hubo acabado de dirigir todas estas palabras al pueblo, entró en Cafarnaúm.
2.Se encontraba mal y a punto de morir un siervo de un centurión, muy querido de éste.
3.Habiendo oído hablar de Jesús, envió donde él unos ancianos de los judíos, para rogarle que viniera y salvara a su siervo.
4.Estos, llegando donde Jesús, le suplicaban insistentemente diciendo: «Merece que se lo concedas,
5.porque ama a nuestro pueblo, y él mismo nos ha edificado la sinagoga.»
6.Iba Jesús con ellos y, estando ya no lejos de la casa, envió el centurión a unos amigos a decirle: «Señor, no te molestes, porque no soy digno de que entres bajo mi techo,
7.por eso ni siquiera me consideré digno de salir a tu encuentro. Mándalo de palabra, y quede sano mi criado.
8.Porque también yo, que soy un subalterno, tengo soldados a mis órdenes, y digo a éste: "Vete", y va; y a otro: "Ven", y viene; y a mi siervo: "Haz esto", y lo hace.»
9.Al oír esto Jesús, quedó admirado de él, y volviéndose dijo a la muchedumbre que le seguía: «Os digo que ni en Israel he encontrado una fe tan grande.»
10.Cuando los enviados volvieron a la casa, hallaron al siervo sano.
Mt 19, 14


14.    14.  Mas Jesús les dijo: «Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis                  porque de los que son como éstos es el Reino de los Cielos.»
Lc 8, 1-3
1.Y sucedió a continuación que iba por ciudades y pueblos, proclamando y anunciando la Buena Nueva del Reino de Dios; le acompañaban los Doce,
2.y algunas mujeres que habían sido curadas de espíritus malignos y enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios,

3.Juana, mujer de Cusa, un administrador de Herodes, Susana y otras muchas que les servían con sus bienes.

TRABAJO CON LAS EMOCIONES
Habilidades para la vida y el bienestar

Cuando nos relacionamos con los demás corremos el riesgo de atribuirles una cualidad que los defina. Por ejemplo, si Luisa a menudo habla bastante en clase y no atiende a la profesora, la llamamos “la charlatana”. Cuando habitualmente nos referimos a Luisa llamándola “la charlatana” la estamos etiquetando y dificultamos el encuentro con ella.
Hay otro tipo de etiquetas que producen marginación en las personas: ocurre cuando un estado o una cualidad de la persona se aplica a toda ella.
Pedir a los alumnos que reflexionen sobre la marginación que produce poner etiquetas. Explicar las consecuencias que tiene apodar por ejemplo a alguien el cobarde, el peludo o el sucio?



U.D.4: EL ENCUENTRO CON JESÚS 4

Repasar con la ayuda de un mapa conceptual y actividades los principales contenidos de la unidad.

FICHA DE EVALUACIÓN



Potenciar la competencia en comunicación lingüística mediante la lectura de un relato metafórico.
Entender la importancia de ser maestro para los demás al compartir las propias experiencias.






TRABAJO CON LAS EMOCIONES
Autonomía emocional. Competencia social

El encuentro con personas fascinantes provoca en nosotros emociones de admiración y deseos de imitación. Sin embargo, el entorno en el que se vive puede dificultar o hacer casi imposible que los deseos de parecerse a la persona admirada se hagan realidad. Pueden existir dificultades de muchos
tipos: económicas, culturales, laborales… que impidan poner en marcha la tarea de transformación. Sin embargo, nada hay imposible si existe la valentía suficiente para asumir riesgos y creer en que todo se puede alcanzar. 





U.D.4: EL ENCUENTRO CON JESÚS 3

Apreciar cómo el encuentro con Jesús, el verdadero maestro, transforma a las personas.
Reconocer los distintos medios en los que se produce el encuentro entre Jesús y sus discípulos.





TRABAJO CON LAS EMOCIONES
Conciencia emocional. Regulación emocional

El encuentro entre personas puede producir diferentes emociones dependiendo de las circunstancias que las rodeen.
Por ejemplo si hace mucho tiempo que no vemos a nuestros padres o familiares, el encuentro nos produce alegría, seguridad…
Sin embargo, si hemos hecho algo equivocado, el encuentro nos produce temor o incertidumbre… Igualmente, el encuentro con nuestro profesor puede producir alegría o recelo dependiendo de si hemos hecho o no los deberes. De
la misma forma que con nuestros profesores y familiares, las circunstancias que nos rodean condicionan el encuentro con Jesús.
Pedir a los alumnos que expliquen qué emociones podrían sentir las siguientes personas cuando se encuentran con Jesús:
– Un enfermo que lleva mucho tiempo en cama.
– Un estafador que engaña a sus clientes.
– Un famoso de gran éxito.
– Un trabajador a quien le encanta su trabajo.
– Una persona que no tiene casi nada para vivir.
– Pensar en uno mismo. Identificar seis situaciones distintas dentro de la propia vida y explicar qué emociones se sienten en cada caso, al encontrarse con Jesús.





http://www.buscabiografias.com/biografia/verDetalle/1200/Gary%20Cooper






U.D.4: EL ENCUENTRO CON JESÚS 2

Conocer la admiración que Zaqueo sentía por Jesús.
Valorar cómo el encuentro con Jesús transforma a las personas.







TRABAJO CON LAS EMOCIONES
Conciencia emocional. Regulación emocional

Para poder admirar a alguien, es necesario no estar saciados de uno mismo. Las personas que se creen perfectas y que lo hacen todo bien, no suelen admirar a nadie pues se creen superiores a los demás. Zaqueo, al contrario, se sentía indigno e insignificante. Sabía que nadie lo apreciaba porque era un pecador y no se comportaba bien con el prójimo.
Sin embargo, admiraba a Jesús: quería verlo pasar, anhelaba ser como él. Jesús percibió el corazón humilde de Zaqueo, se acercó a él y le pidió comer en su casa.
Poner de relieve que solo las personas humildes son capaces de admirar a los demás. Solamente quien se sabe limitado, busca ejemplos a quien admirar y seguir.